The Heirs. (Los Herederos)

15,90 €

Autor(es): John Wolf
ISBN: 9798643972273

Editor: 3D WORLD LNE ESPAÑA
Páginas: 392
Sello: Yggdrasil Editorial
Colección:
Idioma: spa
País de edición: España

- +

Una estirpe oculta durante siglos.Una orden secreta, protectora del mayor legado de la Humanidad.Una familia rota por la traición.Una venganza que cumplir.La vida de Zakai da un giro de ciento ochenta grados cuando la tragedia le golpea de lleno, y la búsqueda de venganza será su única razón de existencia desde ese momento.Poco a poco, el joven descubre una red de engaños que salpica incluso a su propia familia, y que puede cambiar el devenir de la Humanidad, dejando en balde la lucha de su familia durante siglos para custodiar una herencia inmaterial sin precedentes... Los Desposynis, los descendientes vivos de Jesús, hoy en día.RESEÑAS:YOLANDA LÓPEZ (PUBLICISTA EDITORIAL NACIONAL):"Es un reto hilar acontecimientos históricos de forma que cualquier neófito en la materia pueda disfrutar reviviendo cada hecho, cada capítulo. De forma novelada se alterna el drama de una saga que arrastra secretos milenarios, eternos fugitivos de las guerras santas -ya extintas- pero de forma oculta, la persecución continua...Por tan excelente trabajo, podemos situar a John Wolf, entre escritores como Henry Lincoln (El enigma sagrado) Michael Baigent (El templo y la logia) Richard Leigh (La conspiración del mar muerto) Dan Brown (Código Da Vinci)."DARÍO FERNÁNDEZ (DIRECTOR REVISTA PHENOMENA):"Creo que John Wolf es uno de esos escritores “one of a kind” o único en su clase, de esos que describen los personajes de tal manera que te dan ganas de enjuagar sus lágrimas, reír con ellos, llorar con sus desventuras y apoyarlos, odiarlos, quererlos o protegerlos, de acuerdo al camino pautado en los libros."
Desde pequeños nos enseñaron que hay que expiar los pecados mediante oraciones, luego debíamos confesar nuestros pensamientos o acciones impuras a través de la celosía de un confesionario, al otro lado, un ministro del señor, nos imponía las penitencias a modo de sanción espiritual. La iglesia se nos presentaba como el templo de lo divino -la casa del señor- donde no hay cabida para los malos pensamientos, ni para los actos de mala fe. Cuantas veces nos hemos planteado el origen de las cosas, el universo, el bien y el mal...especialmente cuando descubrimos que estos, conceptos son etéreos, ambiguos e intangibles, que no tienen mesura. A medida que comenzamos a sumergirnos en la historia, la inquietud va en aumento, según vamos conociendo los libros canónicos que dicen haber sido escritos por los siervos de Dios. En el siglo III A.C, 70 sabios judíos, viajaron a Alejandría, invitados por el rey Ptolomeo II, su misión, transcribir el antiguo testamento, así nacería la “Septuaginta o Alejandrina” dicha obra fue traducida en arameo y hebreo. Diferentes acontecimientos así como el inexorable paso del tiempo, fueron destruyendo el centro del conocimiento, cientos de escribanos eran los encargados de reescribir y completar las obras semidestruidas, con las consiguientes faltas de ortografía y vacíos, que seguramente llenaron con algún dato que otro escogido al azar o simplemente sacado de contexto. ¿Hemos heredado una historia equívoca? Quizás los personajes que figuraron en los pergaminos y papiros semidevorados por el fuego, no separaron las aguas del mar rojo, ni amanecieron con diez mandamientos escritos en unas tablas por designio divino...pero si poseían otros dones. -The heirs- comienza con una clase de Antoine -el profesor de historia antigua- hablando de los Desposynis, lo que viene a ser la dinastía de Jesús. Nos colamos en el aula magna entre ese alumnado, tomando nota y escuchando los detalles del sínodo de obispos cristianos en Nicea (epicentro del cristianismo) convocados por Constantino I, más de 300 cleros se reunían para debatir sobre el arrianismo -negación de que Jesús fuera una divinidad- De lo divino a lo terrenal, el hilo conductor esta maravillosa trama, cargada de una impecable argumentación histórica, es la lucha de la siempre poderosa iglesia intentando esconder pruebas, evidencias que amenazan con desacreditar al mismísimo Papa. El amor y la fe terminan mezclándose con los celos y la venganza, como si habláramos de Cain y Abel. Los personajes van apareciendo y descubriendo su papel en la historia de una forma muy sutil, la narración en segunda persona deja espacio al lector para reflexionar y hacer sus propias conclusiones, manteniendo en todo momento el interés desde el primer capitulo. Los Saint-Odemar, es una familia liderada por el viejo Efren, le siguen su hija Lucrecia, hermana de Antoine y madre de Acan, un chico de carácter rebelde que va adquiriendo protagonismo en cada capitulo. Los herederos, es un viaje por el medievo Languedoc, región francesa cuna del catarismo (actual Occitania) cuidad vestida por murallas de piedras centenarias que custodian el castillo construido en el siglo XII por los vizcondes de Trencavel. Lugar de secretos, de misterios celosamente guardados por los cátaros, tesoros que nunca vieron la luz, así como el santo Grial, al parecer escondido en el castillo de Montsègur. Pero es parte de una de tantas leyendas que envuelven la copa sagrada...El arqueólogo Otto Rahn, viajó en 1931 hasta el castillo de Montsègur, con la intención de encontrar la valiosa pieza, pero lo único que encontró, fue un entramado de túneles bajo el castillo, lo cual le llevó a pensar que fue el acceso de huida ante el asedio de las tropas de Lotario de Segni (Inocencio III) Numerosos estudiosos en historia, especializados en religiones, han investigado sobre estas leyendas, recuperando datos de los incunables -unos 115- en ellos se encuentran el inicio de las cruzadas con el asesinato del prebistero cisterciense Pierre de Castelnau (inquisidor pontifico) el cual promulgaba la guerra contra los albigenses. Es un reto hilar acontecimientos históricos de forma que cualquier neófito en la materia pueda disfrutar reviviendo cada hecho, cada capítulo. De forma novelada se alterna el drama de una saga que arrastra secretos milenarios, eternos fugitivos de las guerras santas -ya extintas- pero de forma oculta, la persecución continua... Por tan excelente trabajo, podemos situar a John Wolf, entre escritores como Henry Lincoln (El enigma sagrado) Michael Baigent (El templo y la logia) Richard Leigh (La conspiración del mar muerto) Dan Brown (Código Da Vinci).

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Escribe tu opinión

Productos relacionados